• Aumentar la presencia policial en toda la comunidad, pero especialmente en las zonas problemáticas..
  • Dedicar fondos en el presupuesto de la ciudad para garantizar que el departamento de policía disponga de los fondos necesarios.
  • Instituir un modelo de policía comunitaria en el que los agentes de policía establezcan relaciones en las comunidades que patrullan, lo que ayuda a crear confianza y familiaridad con los barrios.
  • Crear una junta consultiva sobre la delincuencia compuesta por los dirigentes del departamento de policía, los dirigentes elegidos, los residentes y las empresas para encontrar soluciones a la actividad delictiva que se produce en nuestras comunidades..