• Dar prioridad a las inversiones en infraestructuras y planes de prevención de inundaciones para mantener la ciudad seca al tiempo que se protege el valor de las propiedades de los propietarios de viviendas y negocios.
  • Garantizar que el presupuesto de la ciudad sea suficiente para invertir en la mejora de nuestro control de inundaciones e infraestructuras.
  • Apoyar las iniciativas ecológicas a nivel municipal para poner de nuestra parte y tratar de revertir el impacto de la humanidad en el calentamiento global.